Vacaciones sin cuaderno Santillana.

Hay épocas en las que una esta más nostálgica y meláncolica , y entonces la memoría que es muy selectiva te arroja recuerdos lejanos de los que ya no te acordabas, pero que viendo fotos  o rememorando momentos con tu hermana empiezas a revivir sin querer.

Entonces te trasladas a esa época en que llegaban las vacaciones y sacabas de nuevo tu bici  GAC roja y os encaminabais por la avenida para arriba y para abajo.



Ibámos también a jugar al campo, nos llevaban bocadillos y los domingos era el dia de fiesta por excelencia cuando nos juntabamos con los primos para ir a la piscina de Mostoles. Llegabamos de los primeros, antes incluso de abrir las puertas, pero ya había gente que aguardaba con las tortillas, sombrillas y pelota para jugar en el cesped. Nos tirabamos todo el día ahí, los ojos los tenía enrojecidos del cloro y los hombros -aunque mi madre me había echado crema- desprendían ese tono especial de que cuando llegará a casa podía comprobar que al final me había quemado .

Mi tia nos decía que no se nos ocurriese mear en la piscina que sino a nuestro alrededor se formaba un circulo de color que nos delataba.  Y nos recordaba que  después de comer , si nos queríamos meter de nuevo, teníamos que esperar a hacer la digestión o ir corriendo cuando hubiésemos engullido nuestro último trozo de bocata para no tener que hacerla porque sino te obligaban a quedarte al menos dos horas sin poder bañarte.



Luego llegaba finales de agosto y me encantaba ese momento en que nos sentabamos mi madre mi hermana y yo a forrar los libros del curso siguiente. Este ritual se hacía al atardecer cuando el sol acariciaba con sus rayos los últimos resquicios del día. Comprabamos un papel adhesivo bonito y poníamos en el interior nuestros nombres con sus correspondientes apellidos y la clase a la que ibamos a ir. Me encantaba estrenar plumier de lápices que ponia en riguroso orden y comprobaba si el resto de complementos como escuadra, cartabón, regla, goma de borrar Milan y sacapuntas se encontraban en su sitio.




Septiembre era volver a ver a tus compañeros de clase, y nuestra única preocupación era al lado de quien nos iban a sentar y si los profesores que nos tocarán iban a ser muy duros. De nuevo volver a esas aulas a las que no les tenías especial cariño, las escaleras donde te sentabas a comerte el desayuno, la esquina donde jugabamos al elástico. Ahora en especial añoró que éstas fueran mis pequeños problemas.

Este fin de semana han venido a visitarme mis "sobrinas adoptivas" y me he sentido muy identificadas con ellas cuando yo tenia su edad. Las mismas tonterías, la edad del pavo, estar pendiente de la persona que te gusta, ponerte guapa para salir, y disfrutar sin tener en la cabeza otra cosa que eso. Todo se ve tan fácil siendo tan inocente. Conforme creces las cosas parecen que se complican, digo que parece porque aunque es evidente que tenemos más responsabilidades y preocupaciones como cosas que pagar o el trabajo, en otras ocasiones creo que dejamos de ser niños y por consiguiente de disfrutar como si lo fueras.

Por ello ahora que me voy unos días de vacaciones, (no escribiré en el blog) , meto el reloj en el cajón hasta dentro de unas semanas, os propongo que durante vuestras vacaciones intentéis disfrutar como crios que ya luego ya llegará el nuevo curso, el traje de corbata, el careto de tu jefe, las tareas por hacer, el semáforo en rojo, las prisas, las colas del Mercadona, el tráfico espeso, las terrazas se recogen de la calle y el frio que nos devolverá a la madriguera.

La permisa de éste mes es:
!Fuera prisas y disfruta!


Saborea un helado , sube a una terraza y contempla el paisaje, haz alguna locura, descubre nuevos grupos de música, queda con amigos a los que hace tiempo que no ves, compráte algún libro nuevo, aprende a hacer algún postre casero o plato sano , sonríe más, da una sorpresa a alguien, llama por teléfono a alguien inesperadamente , intenta no enfadarte por pequeñeces, haz algo creativo, rompe con la rutina de tus días, aparca el coche y vete a dar un paseo en bici, haz algo que llevas dando vueltas en tu cabeza de hace tiempo y finalemente nunca haces, ve películas que grabaste y dejaste en el olvido, o simplemente tumbate en la cama sin pensar en nada más y relajate, disfruta de ese momento escogido especialmente para ti.



Si alguien va a hacer algunos de los consejos propuestos , me encantaría que luego me comentará como le ha ido y que sensaciones ha experimentado:) ¿Qué añadirías a la lista?



De momento me despido con un hasta luego y nos vemos en septiembre...

*Fuente fotos tumblr

10 comentarios:

Maria dijo...

Me has devuelto instantáneamente a recuerdos de mi niñez!!! ;) Días en la piscina con todos mis hermanos, ese olor a libro nuevo, lápices impolutos...parece que en verano sino haces muchas cosas no has tenido vacaciones, jejeje y lo mejor es no hacer nada, pero estamos tan sumamente influenciados en no perder el tiempo...con la edad tienes la sensación de que nunca más recuperarás el tiempo malgastado pero hay que dejar fluir un poquito y no apretar tanto, vaya, en mis vacaciones la cosa va así, ya que no puedo irme al otro lado del planeta estoy disfrutando de hacer lo que quieraaaaaa y también haciendo nada!!! ;) Que vayan muy bien tus vacaciones!!! :)

sindrome coleccionista dijo...

:) Me alegro haberte transportado por momentos al pasado. Sobre todo si son buenos recuerdos.
De adolescente yo escribía un diario personal. Dejé de hacerlo hasta el día que me lo leyó una prima ^^. En él ponía absolutamente todo lo que hacía todos los días , en especial me gustaba rellenar las hojas vacias en vacaciones. En ésta época mi diario se llenaba más que nunca y además soy de las que colecciona cualquiera cosa que se pueda pegar en una libreta. A veces comparaba unos veranos con otros,y me maledecía si veía que no había "aprovechado" mucho el tiempo. Es como tú dices, parece que en verano si no haces muchas cosas no has tenido vacaciones. Pero éste año estoy intentando saborear cada momento, aunque sea durmiendo la siesta ^^ que antes lo veía como una pérdida de tiempo jeje. Saludos!!! y gracias por pasarte:)

Almendra. dijo...

Que lindo, de la nada me dan ganas de volver al pasado o a una niñez repleta de felicidad. No es que no sea feliz ahora... bueno no sé..

Verónica Gran dijo...

¡preciosísimo! Disfruta mucho de tu viaje a Escocia...¡abrazo de los grandes!

sindrome coleccionista dijo...

Tenemos suerte de tener recuerdos, por lo que puedes regresar al pasado cuando lo desees, sin maquina del tiempo ni nada Almendra:)

En cuanto al presente, decirte que muchas veces creo que no lo he disfrutado en ese instante, pero que al pasar un tiempo lo he recordado con nostalgía.

Quizás no sepas lo que tienes o sientes ahora pero creo que aquello que dicen de que la felicidad son pequeños instantes es una frase muy certera;)

Saludos! y gracias por pasarte y comentar

Sofía Haltrup dijo...

Qué entrada tan nostálgica y bonita :) Creo que has descrito, de una forma más o menos precisa, la infancia de todos. Con la piscina(playa en mi caso), la digestión, bocatas, sombrillas, encuentros, y luego la vuelta al cole... jajaja.
El verano es para hacer lo que has descrito en el último párrafo, aunque hay veces que cuesta acordarse de que el verano no dura para siempre y que hay que aprovechar los dias.
Un beso! y suerte por Escocia! :D

Claudia Martinez dijo...

oh los recuerdos... :) sin palabras...

espero con ansias tu regreso e historias!

sindrome coleccionista dijo...

Gracias Vero! lo disfruté si! Lo malo que lo bueno siempre me parece que dura tan poco ^^

sindrome coleccionista dijo...

Gracias Sofia. Me alegro q t haya gustado y hacerte regresar a esos años de la infancia ...

Siempre hay que aprovechar los días;)

Besos!!!!

sindrome coleccionista dijo...

Ay Claudia que ya regresé jeje Gracias por tus bonitas palabras!!

Quizás te interese también esto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...