Miroslav Tichy. El fotógrafo vagabundo.

 ¿La cámara hace la foto? Yo creo más bien que no. Sobre todo después de haber visto éste artilugio con el que Miroslav hacia sus fotos. Creo que sus instantáneas salían del corazón , teniendo como lentes su especial mirada.

 
 
 
 


Mi viaje a Praga hizo que una vez visitado el pais , a mi regreso investigase más sobre ese hermoso sitio donde habia estado. Descubri entonces a éste peculiar fotógrafo cuyo rostro sin duda alguna me recuerda a cualquier genio de la época. Lo siento , pero me lo imagino con  vino en mano (de cartón además), hablando , riendo y diciendo cosas que los transeúntes a su paso quizás tomen por locura.
Hablando de las luces y sombras, los desenfoques , manchas y errores. La fotografía al fin y al cabo es pintar con luz y los errores hacen poeticas sus instantáneas.
 
"Si quieres ser famoso, tienes que hacer lo que
estés haciendo peor que nadie en el mundo entero"
 
Yo creo que si su intención era hacerlo mal, no le salio nada bien, o al menos a mi me han fascinado sus instantáneas de las que os dejo un puñado y podáis asi ver sus fotos que parecen sueños enmarcados con un estilo muy peculiar ...

 
"Photography is painting with light! The blurs, the spots, those are errors! But the errors are part of it, they give it poetry and turn it into painting. And for that you need as bad a camera as possible! If you want to be famous, you have to do whatever you’re doing worse than anyone else in the whole world"

 
 
Encontré información en internet con un relato detallado desde la Web Contrastes Magazine que dice asi:
 
" La historia de Miroslav Tichý es la siguiente:  Era considerado por los habitantes de Kyjov, un pueblo en la República Checa, el típico vagabundo loco e inofensivo, que se paseaba con una cámara hecha con desechos: latas de conservas, cartón, tubos de papel higiénico, brea.
 
Pero luego, aquellas imágenes capturadas con semejantes cámaras terminaron expuestas en museos y galerías de arte de Berlín, Zúrich y Nueva York, y alcanzaron cotizaciones de entre 4.000 y 8.000 euros. 
 
La historia se torna más sorprendente si a esto le agregamos que la conversión a “loco del pueblo”, se debió a la decisión de aislarse de la represora sociedad comunista en el poder en aquel entonces en su país, y que pagó por ello con una quincena de años de internaciones en cárceles y hospitales psiquiátricos.
 
 Sumado a que, luego del éxito, continuó viviendo como ermitaño. Esta es la historia de un hombre considerado un loco sin techo por la gente de su pueblo de origen. Cuando en realidad, era un hombre seguramente menos loco de lo que se creía"
 

 
 
 
 
 
"Los sujetos preferidos de Tichý eran las mujeres, la mayoría de los cuales eran completamente conscientes de que estaban siendo fotografiadas. Algunas simplemente no se daban cuenta de que su cámara hecha de latas era real y sonreían simplemente para ser amables con el pobre hombre de barba y ropas harapientas que era el loco local con su cámara de juguete. El resultado de las imágenes es un sorprendente y conmovedor monumento a la elegancia y sensualidad femeninas.

Desde mitad de la década de los sesenta hasta la de los noventa, todos los días Miroslav Tichý se levantaba temprano y deambulaba por las calles de Kyjov, observaba a las mujeres y realizaba alrededor de 100 instantáneas diarias.



Con cámaras nacidas de la basura y de su ingenio Tichý cazó durante tres décadas la belleza más profunda de las mujeres del pueblo: en la vida cotidiana, en el mercado, en las paradas de los autobuses, en la pileta del club comunal. En un momento a Tichý le prohibieron acercarse al natatorio por lo que se construyo teleobjetivos con tubos de cartón para poder hacer fotos clandestinas desde la distancia, que es la razón por la que en varias de sus fotos se ve una valla de alambre.

Cuando llegaba la noche volvía a su casa y realizaba ampliaciones de las mejores fotografías con instrumentos también fabricados con desechos.Tichý vivía de una pequeña pensión de invalidez, y hacía fotografías para su propia diversión, sin prestar atención a las normas de la época. También fabricaba marcos artesanales y los pintaba sobre las fotos. Cuando su trabajo fue finalmente descubierto, la mayoría de las fotos estaban dañadas por haber sido expuestas a las duras condiciones de ser almacenados de manera incorrecta en la miseria de su estudio.

En 1981, Roman Buxbaum, vecino y amigo de Tichý de la infancia encontró esparcidas impresiones sobre el suelo y comenzó a reunirlas a lo largo de los años. Fue durante un largo tiempo, la única persona que tuvo acceso a las bellas imágenes captadas por el artista"
 
 
 
 
“Su obra me provocó desde el principio emociones fuertes y contradictorias. Yo sabía que allí había un tesoro del que nadie conocía siquiera su existencia. Durante muchos años estuve preguntándome si era justo o no intentar sacarlo a la luz. Tichý hizo aquellas fotos para sí mismo, sin ninguna intención de publicarlas. Pero, a pesar de que no estuviera interesado, yo sentía un fuerte impulso: que la gente pudiera disfrutar de su obra.

Y también que Tichý fuera reconocido públicamente como artista antes de morir. La gente del pueblo se rio de él durante décadas. Ahora no entienden muy bien cómo es posible que la obra de ese loco esté colgada en grandes museos ni comprenden qué es lo que tienen de especial sus fotografías, pero han tenido que asumir que es un artista. Espero que eso garantice a Tichý algo de respeto en los últimos años de su vida”.

 
 
 
 
 



¿Os han gustado las fotos? A mi me encantaron sobre todo sus marcos caseros, creo que el próximo regalo que haga será algo similar a esto:)

Info Vía: Contrastes mag

*******

Si te apetece puedes visitar también mis otros blogs:

www.lamaletadefotos.blogspot.com (Fotografía personal)
www.anatomiadetextos.blogspot.com (Micro relatos)
www.nuncamegustaronlosdomingos.blogspot.com (Proyecto 366 Pies)

Quizás te interese también esto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...