La verdad sobre la muerte de Bin Laden

Son las 14:00, salgo del trabajo, cojo el coche, y pongo automáticamente  Radio 3. Uno de mis programas favoritos es Carne Cruda, que empieza exactamente a esa hora. Me encanta como trituran los temas de actualidad. Y como ellos mismos dicen en su blog:

"Esto es un carnicería radiofónica en la que hacemos picadillo la realidad social, le sacamos los higadillos a la cultura y abrimos en canal a los personajes más ‘rarunos’ para servírtelos frescos, sangrantes y con las tripas fuera. Nuestro menú de degustación se compone de información contracultural, agitación social, activismo político, historias inauditas y personajes singulares, aderezados con humor, ficción, reportajes y las propuestas musicales más audaces y heterogéneas. Pon toda la oreja en el asador que le vamos a dar un bocao. "



Javier Gallego esta al frente de ésta peculiar carniceria donde su capacidad de relatar me hace pensar en aquellos cuenta cuentos o en el delegado de la clase que siempre leía muy bien en voz alta.
La música escogida para ello me gusta también  mucho. Es como si mimáran cada detalle, -como buen chef de cocina- para finalmente presentártelo emplatado con el mejor de los aspectos. Se nota que es un programa preparado por y para el público, os digo una cosa, gracias a él se me hace el camino más corto, incluso ha habido veces que una vez llegado a mi destino y me he quedado un ratito más escuchándolo...

El último relato que más me impresionó fue éste de rabiosa actualidad sobre la muerte de Bin Laden. Recomiendo leerlo hasta el final, merece la pena y no deja a nadie impasible. Un relato para debatir extensamente...


"Después de la película “Cuando Obama encontró a Osama”, llega ahora una nueva entrega de ficción de la Casa Blanca: “Un mundo mejor y más justo”, el cuento. Así es como ha titulado el presidente de Estados Unidos este cuento de hadas que ha empezado a escribir después de contarnos que ha matado a Bin Laden, que por ahora también parece un cuento porque ni hemos visto al muerto ni piensan mostrarlo. Nos lo tenemos que creer como niños que escuchan una fábula… ésta empieza así…



(Si pinchas sobre el enlace podéis ver otras versiones irónicas del famoso cartel)



“Queridos niños… (así es como nos trata el presidente de Estados Unidos), queridos niños…

Érase una vez un mundo mejor y más seguro en el que había un país muy bueno que se llamaba Estados Unidos que como era tan bueno, tan bueno podía hacer lo que quería porque iba llevando la bondad por el mundo y haciendo que el mundo fuera mejor y más seguro…

Y érase que se era que este país podía entrar en cualquier otro país que se le antojase sin pedir permiso a sus autoridades, asaltar una casa, matar a un hombre que no iba armado, tirar su cadáver al mar y salir después a contarlo muy orgulloso como quien presume de una acción justa, cargada de razón y moralmente intachable.

Y resulta que a la mayoría de sus ciudadanos se lo parecía y celebraban esta ejecución como si fuera un acontecimiento futbolístico, y nadie se escandalizaba porque su propio Estado se saltase todas las normas y matase con la misma impunidad que el asesino al que habían eliminado.

Pero no sólo ellos, niños míos: también lo celebraban por todo el mundo los países que se llaman a sí mismos “democracias”, incluso las que decían estar contra la pena de muerte. La verdad, niños, es que en este mundo mejor y más seguro la palabra “democracia” valía un poco para todo y no significaba realmente nada.

Como la palabra justicia. En este mundo mejor y más seguro ya no había juicios porque se liquidaba a los criminales al capturarlos y como no había justicia, niños míos, un país podía asesinar, invadir, torturar, disparar a civiles y periodistas sin consecuencias. Siempre claro, que ese país se llame Estados Unidos o sea amigo de Estados Unidos, niños, dejemos eso claro porque en este cuento el lobo es el bueno.

Érase un mundo mejor y más seguro en el que ese país tan bueno reconocía abiertamente que había torturado a presos metiéndoles la cabeza en agua hasta casi ahogarlos y se quedaba tan tranquilo porque en ese país gobernaba un Premio Nobel de la paz y como era Premio Nobel de la Paz todo lo que hacía lo hacía por la paz y por hacer de éste un mundo mejor, más seguro y más pacífico, niños, incluso ejecutar y torturar gente, incluso tener una cárcel ilegal con muchos presos ilegalmente retenidos o incluso jactarse de haber liquidado a un hombre desarmado sin ningún juicio y haberse deshecho del cadáver. Uno tiene que hacer cada cosa para que este mundo sea mejor y más seguro, niños míos…

Y en este mundo mejor y más seguro, el Premio Nobel de la Paz y presidente de la primera potencia mundial salía en televisión y le contaba al mundo que había matado al peor criminal de la Historia pero no presentaba prueba alguna excepto una foto en la que él y otros señores miraban preocupados hacia algo que tampoco se veía en la foto. Decían que era el monitor en el que seguían la operación para matar al criminal pero que también podría ser que estuvieran viendo un Barça-Madrid, atónitos por las decisiones arbitrales.


*(1) Situation room

Y érase, niños míos, que el presidente se negaba a mostrar ninguna foto del interfecto y le decía al mundo que tenían que creer en su palabra que, por cierto, era la misma palabra que servía para llamar “guerra” a una invasión ilegal, “armas de destrucción masiva” al petróleo, “acto de guerra” a una “venganza”, “justicia infinita” a una operación militar…. Pero aún así los periodistas se lo creían porque todo lo que dice Estados Unidos es verdad y porque en este mundo mejor y más seguro muchos periodistas se limitan a servir de altavoz al poder y el poder siempre tiene razón, niños míos.

Pero en este cuento maravilloso había había algunos niños que no se lo creían, que ya no se creían nada y estaban a punto de dejar de creer en todo. Esos niños son malos y hacen que este mundo sea un poquito peor. Por eso nosotros seguiremos matando, invadiendo, torturando y mintiendo contra quienes quieren quitarnos nuestro mundo mejor y más seguro.

Y colorín, colorado, qué bonito cuento te he colado..."





*(1)  Tras la noticia sobre la muerte de Osama, , se publicó esta fotografía realizada durante uno de los instantes de la misión. Situation room es una de las fotos más vistas las últimas semanas (pasa más del millón de visitas) . Hay muchas especulaciones sobre la veracidad de ella. ¿Tú que opinas sobre ésta?  y una última pregunta, ¿Crees que las fotos de Bin Laden deberían ser publicadas como prueba?


(Parodía de la foto original)




2 comentarios:

MoniCifuentes dijo...

Muerto o no, los Estados Unidos creen que sus venganzas son buenas porque dicen ser los buenos, en realidad a mi nunca me alegró la muerte o supuesta muerte de Bin Laden, lo cierto es que siempre los medios toman partido y se ataca a lo desconocido y eso que es desconocido es lo malo, lo tabú, lo que debe ser exterminado, a nosotros nos falta mucho saber de la verdad sobre los musulmanes y del daño que han recibido de los hijos del tío sam, pero como buen tío mediático, hace cubrimiento de sus postulados y discursos. Nada debe justificar la muerte de inocentes, sea del bando que sea, pero este mundo es así y pronto veremos el estreno mundial de la película: "Killing an arab"

sindrome coleccionista dijo...

Creo q esto es algo parecido a películas de indios y vaqueros. Es dificíl saber quien es el "bueno" y el "malo". Independientemente de ésto , no creo q sean las formas de actuar de un país que lidera un nobel de la paz que lidera la palabra democracía...

Quizás te interese también esto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...