El ocho. Jan Willem Dikkers

Mi número es el ocho. Si preguntas, la mayoría elige el siete. el tres o, los que van de transgresores ,el trece. El ocho no está muy solicitado. Por eso es mi número. Porque es un número por descubrir. El que va después del viejo número de la suerte y antes del repelente sobresaliente. Un número regido por Saturno, implique eso lo que implique. Dicen que es el número del éxito y del poder, que está lleno de energía. No sé...a mi me gusta y, bueno, parece no tener malas cualidades...si crees en esas cosas.

Es el número de la octava maravilla ,esa que cada cual imagina como quiere, el número que está en mi formato de película preferido y el número de las ruedas de mis patines. Un número fantástico para pequeñas fiestas memorables. Ni excesivo ni escaso. Y par. Importante a la hora de establecer equilibrio de sexos(no es una tontería).

El ocho es un número de cintura estrecha, un número de una cierta chulería. Un número lleno de curvas que se insinúa, que se ondula y se desliza, que esquiva y sortea. Un número con sensualidad. Pero basta darle cuarto de vuelta para descubrir su faceta más espiritual. De repente, su serpenteo y su seducción se transforman en profundidad e infinito. El ocho ya no es más ocho, es algo inabracable que se escapa a nuestra comprensión. Dos caras de la misma moneda. Me gusta el ocho.





Quizás te interese también esto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...