La chica del puente






Le voy a contar una historia. Hace tiempo vivía en una calle, en el lado de los números pares, en el número veintidos. Y miraba por la ventana a los números impares, las casas de enfrente, porque creía que la gente era más feliz, las habitaciones más luminosas, y las fiestas más alegres. Pero las habitaciones eran más oscuras, más pequeñas, y los de los impares miraban a los de enfrente. Porque parece que la suerte la tienen los demás.


Quizás te interese también esto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...